Maikel García, las expectativas y unas letras de Willie Colón

0

El venezolano le hace honor a sus habilidades antes conocidas pero no palpadas.

Kansas City Royals' Maikel Garcia celebrates after hitting a solo home run during the first inning of a baseball game against the Minnesota Twins Thursday, March 28, 2024, in Kansas City, Mo. (AP Photo/Charlie Riedel)

Maikel García con su primer jonrón en 2024. / Foto: AP

Por Carlos Moreta / @CarlosMoreta01

En 1981, la musa de la composición sedujo la pluma de Willie Colón en momentos que perfeccionaba las maravillosas letras con las que Chico Buarque le dio vida a ‘¿Oh, qué será?’. Se propuso hacer una versión con elementos de la salsa y la añadidura de un intro, que tiene entre varias líneas: “No se puede negar la existencia de algo palpado, por más etéreo que sea”.

De esa oración, salta la sugerencia de aquellas cosas que son innegables a pesar de no ser tan fácil de comprobar. Con ese elemento perfectamente se construye un paralelismo adaptado al béisbol y Maikel García, de los Kansas City Royals.

Si nos detenemos en la actuación del venezolano durante 2023, encontramos un rendimiento inestable luego de limitarse a cuatro jonrones y OPS de .681 en 123 juegos, aunque las herramientas que enseñó nos llevan a “garantizar” que el potencial para cambiar las cosas existe. De hecho, alcanzó a mostrar destellos, salvo que en otras áreas, como es el corrido de bases (23 SB) y la defensiva de la antesala (13 OAA).

No obstante a sus desoladores numeritos ofensivos, García tiene qué ofrecer en la proyección de su futuro. De pronto no consiguió los extrabases, pero sí se mantuvo golpeando la esfera con potencia (91.8 mph de velocidad de salida) y haciendo buenas selecciones de pitcheos dada su baja tasa de abanicados (19.5 %) como de swings fuera de la zona de strikes (20.6 %).

«El único gesto es creer o no«

Para ser honestos, encontrar a un jugador del cuadro con poder y disciplina, encima de destacar con sus piernas y el guante, no es una cuestión usual. Y cuando sucede es momento de remitirse a las letras de Willie: “El único gesto es creer o no // Algunas veces, hasta creer llorando”.

De nuevo, las estadísticas de García no fueron buenas y parte de eso recayó en sus tipos de conexiones, quien convirtió el 48.3 por ciento en rodados y tan sólo bateo para .308 en su porcentaje de slugging cuando esto sucedió; y por otro lado, apenas condujo el 29.4 por ciento de los batazos hacia su banda (jardín izquierdo) sin reparar en que es el túnel que ofrece más seguridad por razones de naturaleza para conseguir cuadrangulares.

Al cabo de sus primeros siete cotejos en este 2024, el oriundo de La Sabana provoca ruido tras conquistar la marca de tres vuelacercas. Para que eso suceda, una importante cuota es gracias a la reducción de los roletazos que se le está viendo y mayor confianza en halar la bola (ya que dos jonrones son en esa dirección).

La muestra de la temporada es corta para arrojar conclusiones por el momento, sin embargo, está siendo revelador observar las importantes mejoras de García en aquellos apartados que antes le cohibieron. Si toca responder a los versos de Willie, diría que elijo creer.

Sigue la cobertura en El Extrabase

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.