Ezequiel Tovar y su disciplina en el plato

0

Ezequiel Tovar es un mago en el campo corto, con gran potencial ofensivo. Analizamos y explicamos los ajustes que está realizando en el home.

Ezequiel Tovar - Colorado Rockies.

Ezequiel Tovar - Colorado Rockies. Crédito: Isaiah J. Downing-USA TODAY Sports

Por José Manuel Pérez / @MQ27Outs

Denver, Colorado.– A pesar de como él mismo lo reconoce, la temporada 2023 fue una “montaña rusa”, no cabe duda de que el debut de Ezequiel Tovar en las mayores fue tanto positivo como alentador para su carrera y para los Rockies, tanto así que rápidamente decidieron extender a su gran promesa por 7 años y $63.5 millones con una opción por una temporada más que pueden hacer de este acuerdo uno de $84 Millones y 8 campañas.

Tovar no tardó mucho en demostrar todas sus capacidades y establecerse como uno de los mejores campocortos defensivos de la liga. Además de ser finalista al Guante de Oro con +16 en Outs Above Average, 2do entre SS en toda la liga detrás de Dansby Swanson, y 2do en Defensive Runs Saved en la Liga Nacional con +13, el nativo de Maracay también dejó marcas ofensivas importantes en la historia de la organización como más dobles conectados por un novato, 37, empatado con Todd Helton, 3ro en extrabases con 56 detrás de Helton y Tulowitzki, y 4to en Impulsadas con 73.

Sin embargo y a pesar de los 15 cuadrangulares y 11 Bases Robadas (2do venezolano con +15 HR y +10 Bases Robadas en su año de novato después de Ronald Acuña Jr. en 2018), sus números globales no fueron los mejores. 

Una triple barra ofensiva de .253 AVG/.287 OBP/.408 SLG para un 70 wRC+ (métrica utilizada para cuantificar la creación de carreras de un bateador, donde 100 es el promedio y todo arriba o por debajo de ese 100 significa cuán superior o inferior fue en porcentaje, su producción respecto a la liga) no es lo que él esperaba de sí mismo.

Ese wRC+ fue el 4to peor entre toleteros con más de 500 apariciones al plato y, gran parte de ese rendimiento se debió a la limitada capacidad para embasarse y tomar boletos. Su 4.1 BB% y OBP de .287 fueron el 2do y 5to más bajo de todo el circuito respectivamente.

Para Ezequiel Tovar, este es un área de mejora evidente que ya está atacando junto a su hitting coach, Hensley Meulens. “Lo más importante es reconocer mi zona de strike, es donde nos estamos enfocando más”, nos dijo Tovar, y es una debilidad de su juego que se ha plasmado en casi todos los scouting reports escritos sobre él desde que era parte del Sistema de Ligas Menores de los Rockies: “Si bien sus decisiones de swings no están aún pulidas, su capacidad para hacer contacto y poner el mazo del bate en la bola son especiales”.

Al campocorto se le puede considerar como un “free swinger” y su porcentaje de pitcheos a los cuales hace swing (swing%) así lo refleja. Su 59.3% en 2023, 2do más alto detrás de otro venezolano también reconocido por estas características, Salvador Pérez (+59.3%), y su 45.4% de O-Swing% (Porcentaje de Swings realizados a pitcheos fuera de la zona), 4ta mayor tasa de 2023, pueden estar limitando su potencial en el plato y los lanzadores comenzarán a explotar esa debilidad.

Esos altibajos de los que nos habló, también pueden atribuirse a la variabilidad en sus decisiones de swing y a su reconocimiento de la zona de strike. En la gráfica de arriba se muestra cómo fue variando el promedio móvil de su OPS (porcentaje de embasado + slugging) junto con su O-Swing% cada 33 juegos. 

De allí se observa que hay una correlación negativa entre ambas métricas, es decir, entre menor es ese porcentaje de swings a pitcheos fuera de la zona, mayor fue su OPS. Y esto también se nota en diferentes etapas de la 2023:

“(Ezequiel Tovar) es un bateador muy agresivo… y los derechos le tiran muchos rompientes para afuera y él no se para, osea, esos quebrados rompen las últimas 6 pulgadas, cae bola y ya él hizo swing y ahí es contacto manso o swing y falla” nos dijo su coach de bateo en los Rockies, Hensley Meulens. Y esto puede comprobarse con la data.

Desde el 20 de agosto, apenas 3 bateadores derechos vieron un mayor porcentaje de sliders afuera de la zona de lanzadores de su misma mano, y Ezequiel Tovar hizo swing al 71.3% de esos lanzamientos, el porcentaje más alto de toda la liga en ese período.

Sus números ante estos envíos afuera en 2023:

  • 0 Barrels.
  • 8.3% de Hard-Hit (Contactos a más de 95 MPH).
  • 50.9% de los Swings terminaron fallidos.
  •  .208 AVG.
  • 0 extrabases.

 “Pero ahora estamos hablando con él para que vea la bola más cerca de él, especialmente los pitcheos rompientes que empiecen atrás o pegado a él y que terminan rompiendo sobre el plato, porque la mayoría de rompientes que empiezan sobre el plato rompen afuera de la zona y eso es lo que quiere que el pitcher (que te comprometas a esos envíos que parecen strikes y acaban en bola)”, nos dijo Meulens, y eso parece estar funcionando. 

Aunque con muestra demasiado corta aún, ha reducido su % de swings a pitcheo fuera de la zona de 45.4% a 38.8% mientras que su Z-Swing% (Porcentaje de Swings a pitcheos dentro de la zona) permanece constante 81.0% a 81.2%. Su agresividad no ha disminuido significativamente sino que sus decisiones son mejores.

Si vemos el siguiente mapa de calor de sólo sliders lanzadas por derechos, pareciera que los rivales están doblando la apuesta y este año le lanzan esos quebrados aún más lejos del plato.

Sin embargo, él no se está yendo tan lejos a buscarla. Y eso se ve en el siguiente mapa de calor y se evidencia en su % de swings a sliders fuera de la zona que ha caído de 49.4% a 42.9% respecto a 2023.

“Otra cosa que estamos trabajando con [Tovar] es usar la mano de arriba. Muchas veces hace swing y suelta la mano de arriba y ahí no puede parar, ahí se da por vencido porque ya se comprometió a hacer swing. Entonces, ahora usa más la mano de arriba” nos explicaba Meulens. 

Esto es 2023, se compromete antes con el pitcheo y libera del bate la mano derecha durante el swing:

En 2024, aunque es algo que todavía está puliendo, es capaz de “trancar” el swing porque, primero, espera que la bola llegue más cerca antes de tomar la decisión de ir o no ir, y segundo, tiene más control sobre el bate.

Este “approach” en construcción, lo ha llevado a elevar su BB% (porcentaje de bases por bolas recibidas por aparición en el plato) a cerca del 8%, casi el doble del porcentaje del año pasado (4.1%) y al menos en este inicio, enseña un extraordinario wRC+ de 143, es decir su producción ofensiva tomando en cuenta el factor parque es 43% superior al promedio de la liga.

Tovar tiene la habilidad para conectar con fuerza, además de mostrar unas herramientas bate-pelota muy superiores a la media, sin embargo, tomar mejores decisiones en el plato pueden elevarlo a otro nivel. Con su defensa élite, su velocidad plus y su poder más que ocasional, de convertirse en un bateador más disciplinado y consistente estaríamos hablando de un campocorto con potencial para múltiples juegos de estrellas en su carrera. 

Recuerden, sólo tiene 22 años y apenas si pasó tiempo en las menores, todavía hay espacio para desarrollar y, mientras tenga esta capacidad de aprender y mejorar, lo realmente bueno está por llegar para Ezequiel Tovar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.