Para Jhonny Pereda, la familia fue vital en su llegada a MLB

0

El receptor guariqueño pasó más de una década en Ligas Menores esperando el llamado y finalmente debutar en el máximo nivel del béisbol

Miércoles, 17 de abril de 2024: El venezolano de los Marlins de Miami, Jhonny Pereda (#89), reibiendo un envío en el plato durante un encuentro ante los Gigantes de San Francisco en el loanDepot Park de Miami, Florida. (Foto: Francis Yatani Diamond/El Extrabase)

Miércoles, 17 de abril de 2024: El venezolano de los Marlins de Miami, Jhonny Pereda (#89), reibiendo un envío en el plato durante un encuentro ante los Gigantes de San Francisco en el loanDepot Park de Miami, Florida. (Foto: Francis Yatani Diamond/El Extrabase)

Jesús David Castellano / @_JDCastellano

La familia de Jhonny Pereda, principalmente su papá y su esposa, jugaron un papel crucial para que el receptor no se rindiera y siguiera su camino hacia las Grandes Ligas.

Esas palabras de aliento, dieron sus frutos el miércoles 17 de abril, fecha que quedará grabada para siempre en la mente del oriundo de San Juan de Los Morros. Esperó más de 11 años para recibir el llamado y finalmente hacer su debut, como el venezolano número 478 en estrenarse en el ‘Big Show’.

«Mi papá todos los días me decía: ‘Sigue trabajando, mantente enfocado, esto es lo tuyo y pronto llegarán cosas buenas'», dijo Jhonny Pereda a El Extrabase.

Por supuesto, como a todo ser humano que no se le dan las cosas pese a tanto tiempo invertido en esforzarse, a Jhonny Pereda le surgieron las dudas. Intentó rendirse; renunciar a su sueño, pero su esposa lo convenció de no hacerlo, ella sabía algo y vaya que tuvo razón.

«Mi esposa no me apoyó (cuando decidió rendirse)», comentó Jhonny entre risas, ya aliviado por haber pisado un diamante de Grandes Ligas. «Le dije que ya estaba cansado y ella me respondió: ‘Vamos a ver que pasa. Sigue jugando y mientras te puedas poner la camisa mantente enfocado'».

Fue un momento especial

Asimismo, destacó lo especial que fue para él verlas – a su esposa y a sus hijas – en las gradas apoyándolo y por supuesto compartiendo su felicidad por el momento. En las imágenes de Bally Sports se podía ver a su esposa con lágrimas en los ojos. «Es algo bastante especial, muy muy grande».

Ahora bien, manifestó que tuvo el plan de juego desde la noche anterior, También resalta que la comunicación con Trevor Rogers (abridor de los Marlins) y con el resto de sus compañeros fue bastante fluida. Eso, considerando que los Marlins cayeron derrotados – por pizarra de 3-1 ante los Gigantes -. Y en cuanto a la preparación con Trevor, resaltó que «es un buen pitcher. Nos pusimos de acuerdo desde temprano para que el juego fluyera».

Sigue la cobertura en El Extrabase

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.