Robert Suárez y su eficiencia en el montículo

0

Robert Suárez es uno de los relevistas más eficientes del béisbol y nos explica en este trabajo para El Extrabase las claves de su éxito.

Robert Suárez - San Diego Padres.

Robert Suárez - San Diego Padres.

Por José Manuel Pérez / @MQ27Outs

Denver, Colorado.– La semana pasada hablamos sobre Albert Suarez y las herramientas que le están permitiendo alcanzar el éxito al máximo nivel luego de 7 años de ausencia, y en esta oportunidad analizaremos los ajustes que ha hecho su hermano, Robert Suárez, para apoderarse del rol de cerrador a tiempo completo en los Padres de San Diego y además, haciéndolo de forma tan sólida y efectiva siendo el líder en salvamentos de toda la liga (al momento de escribir este artículo).

Después de renovar con los Padres en el invierno de 2022, Robert Suarez tuvo dificultades para mantenerse en el roster activo la temporada pasada. Primero, una inflamación en la parte posterior de su codo derecho lo dejó fuera hasta Julio y luego en agosto, una suspensión por uso de sustancias prohibidas para el agarre de la pelota lo sacó otro par de semanas. Eso, sumado a una actuación irregular en lo poco que lanzó (4.23 ERA con 3 oportunidades de salvado desperdiciadas en tan sólo 27.2 IP) levantó algunas dudas sobre la posibilidad real de que se convirtiera en el cerrador principal del equipo después de la marcha de uno de los mejores relevistas de todo el béisbol, Josh Hader.

“Siempre enfocado en hacer los ajustes para seguir mejorando día a día. Lo más importante es la preparación para tener más confianza y ejecutar mejor los pitcheos, y en eso me concentré en el offseason”, nos contaba Robert en el dugout visitante del Coors Field horas antes de concretar su 9no rescate en un inning de apenas 7 lanzamientos, el que lo situaba en el tope entre taponeros de todo el viejo circuito y empatado con Clay Holmes de los Yankees en las mayores.

Suarez llegó a 2024 soltando su recta media milla más rápida que el promedio histórico de su carrera en MLB (97.8 vs 98.3), lo cual no es absolutamente llamativo ni mucho menos, pero si a esa velocidad le agrega una pulgada más de movimiento vertical (17.2 vs 18.4), ya estamos moviéndonos de un pitcheo con muy buenas características a uno definitivamente élite.

En el artículo sobre Albert, explicamos que cada pulgada de incremento en quiebre vertical aumenta la probabilidad de peores resultados para el bateador, en términos de promedio de bateo, wOBA y Swings en blanco pero ahora voy a tomar un par de tablas preparadas por Chris Langin de Driveline, el centro de entrenamiento que utiliza tecnología avanzada en el desarrollo de jugadores, para mostrar la relación entre velocidad y movimiento vertical (“ride”).

“Whiff %” es el porcentaje de swings fallidos sobre el total de swings realizados, mientras que RV/100, es el Run Value por cada 100 envíos realizados. Para explicar el Run Value necesitaríamos una entrega completa, pero simplificando digamos que es el impacto medido en carreras por cada lanzamiento realizado, por ejemplo: una bola en cuenta de 3-2 tendrá un valor positivo para el bateador mientras que un strike, evidentemente será negativo. Un rodado a segunda será en detrimento del toletero, un cuadrangular afectará el RV del lanzador.

En ambas tablas se observa lo siguiente, ante una recta de 97 MPH y 17 pulgadas de elevación vertical, los bateadores abanicaron el aire a una tasa de 24% (whiff%) con un Run Value por cada 100 pitcheos de -0.48 (entre más negativo, peor para el bateador). Cuando esa bola rápida subió a 98 MPH y 18 pulgadas, el whiff% llegó a 30% y el RV/100 se triplicó hasta -1.53. Bastante significativo y es en esos valores donde Robert está ubicando su bola rápida.

Pero el cómo ha incrementado el “ride” de su recta es otro punto interesante.

 “Es algo que busqué para esta temporada, mejorar la eficiencia de giro (spin efficiency) en mi recta”, nos decía Suárez.

Pero antes de hablar de eficiencia de giro, entendamos que es el spin rate. 

El spin rate es la tasa de giro de la pelota, medida en Revoluciones por Minuto al salir de la mano. A mayor Spin Rate, mayor quiebre de la pelota. Una recta se lanza con rotación hacia atrás (backspin) y cuando el aire que viene en dirección opuesta empuja a la pelota desde abajo, hace que esta se desplace hacia arriba y/o retrase su caída, es lo que se conoce como “El efecto Magnus” (todos los pitcheos caen por efecto de la gravedad). 

Pero a veces, no todo el spin rate contribuye directamente sobre el movimiento de pitcheo. La eficiencia de giro mide cuánto porcentaje de ese spin rate influye sobre el movimiento. Dos rectas a 95 MPH y 2450 RPM pueden tener más o menos elevación dependiendo de este factor.

En el post hay 7 rectas lanzadas con la misma velocidad y spin rate pero distintas eficiencias, entre 40% y 100%. Fíjense cómo la línea verde, la de 100%, queda sostenida más tiempo en el aire, venciendo a la gravedad y dando la sensación de que se eleva, mientras que la roja, la de 40% se va hundiendo durante el recorrido.

“Noté que mi cambio tenía una eficiencia sobre el 97% y 98% y mi recta estaba un poco atrás de eso. Entonces quise probar tirando mi recta, apalancando mi muñeca de la misma forma que el cambio, como si estuviera haciendo un tiro de baloncesto, dejándola menos rígida y estoy logrando los resultados que buscaba”.

Si bien su recta pasó de 2363 Revoluciones por Minuto en 2023 a 2458 RPM en 2024 (mucho de ello eso gracias a que la velocidad también subió y ambas variables están correlacionadas linealmente: a mayor velocidad, mayor spin rate), su eficiencia de giro pasó de 94% en 2022 a 96% en 2024, casi lo mismo que el cambio (97%) y en definitiva, esa combinación de velocidad, spin rate y, sobre todo, eficiencia de giro, está impactando directamente sobre esa pulgada más de elevación que alcanza en la bola rápida.

“El timing de su mecánica este año es mejor que el año pasado y está cuadrando la bola adelante de forma más consistente”, nos explicaba su coach de pitcheo Rubén Niebla. “Buscábamos que cargara mejor en la pierna de atrás para que plantara con más resistencia en la pierna de adelante y mantenerse detrás de la pelota… cuando él buscaba alcanzar más la extensión, su pierna de adelante se doblaba un poco y este año está aterrizando con mejor consistencia”.

La extensión es la distancia medida en pies, desde la placa del montículo hasta el punto de salida de la mano del lanzador siendo que entre más alta la extensión, más cerca del plato sale la pelota. Los lanzadores siempre están intentando maximizar la extensión pues tiene un efecto directo sobre la percepción de los bateadores en relación a la velocidad de los pitcheos, por ejemplo, a 95 MPH y 7.0 pies, el pitcheo puede lucir como uno de 97 MPH.

Pero en algunos casos, como en el de Suarez, esto también puede ser contraproducente y llevarlo a perder la estabilidad al momento de caer terminando el “windup”. Así que para este año, su extensión es un poco menor cayendo de 6.8 a 6.6 pero cómo está soltando a una mayor velocidad, la velocidad percibida por los bateadores es exactamente la misma (98.4).

Es tanta la confianza en su recta de 4-costuras que, en el año donde el % de uso de la recta es el más bajo  desde al menos 2008, ahora la utiliza en un 75.5% de las veces, 3er porcentaje más alto de la liga y los resultados son simplemente brillantes: .154 AVG y .192 SLG con un Run Value/100 de -2.5, 12do más bajo entre 128 lanzadores con más de 100 rectas lanzadas en 2024.

Además, este año no ha lanzado ni un sólo envío que rompa hacia su guante: “El pitcheo rompiente allí está cuando sea necesario pero él está más confiado en su recta y en su muy buen sinker y cambio”, decía Niebla. “Es algo que lo mantengo allí entrenando y cuando sea necesario lo voy a utilizar, pero por los momentos, la recta, la dos costuras y el cambio están siendo muy efectivos”, agregaba Robert.
Y es que no sólo la recta ganó movimiento y velocidad, la de 2-costuras la lanza más rápido y con un poco más de “run” hacia su brazo, y su cambio está registrando mejores indicadores en stuff+ (métrica que mira únicamente las propiedades físicas del pitcheo y que incluye la velocidad, punto de salida, movimiento vertical y horizontal, y spin rate, donde 100 es promedio y todo por arriba o por debajo indica en cuánto porcentaje se aleja de la media), de 106 en 2022 a 139 en estas pocas que ha lanzado en 2024. En términos generales, el 138 de Stuff+ del bolivarense en este inicio es el 7mo más alto entre lanzadores que hayan completado 10 innings en la campaña.

Es un lanzador con mucho más confianza que en el pasado y con la mentalidad requerida para el cargo: “no soy de poner excusas, si por alguna razón estoy al 80%, siempre voy a dar el 100% de ese 80% y siempre voy a estar listo para cualquier situación que nos ayude a ganar juegos”.

Hasta ahora, 9 de 9 en salvados, tolerando una sola carrera limpia en 11.2 innings, con más calidad en su repertorio y todavía sin mostrar todo su arsenal, tal vez estamos presenciando la mejor temporada de su carrera, la que lo puede llevar a ser uno de los mejores 5 relevistas de todo el béisbol en este momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.