Marlins: la reestructuración es necesaria

1

El proceso anterior falló y la debilidad de las granjas hace insostenible intentar competir

Peter Bendix - Miami Marlins

Foto de archivo de Peter Bendix, presidente de operaciones de los Miami Marlins.

Por Carlos Moreta / @CarlosMoreta01

Adecentarse en una restructuración es volverse inmune a las críticas. Embarcas un viaje donde perder es lo conveniente, aunque lo mismo provoque el descontento de los fanáticos manifestado en butacas vacías. Es estar dispuesto a recibir “presión” de feligreses abrumados, a pesar de tomar la decisión objetiva. Para organizaciones como los Miami Marlins es un proceso todavía más duro porque envolviéndose en él se reconoce que una construcción anterior falló. Fueron quienes perdieron 105 partidos en 2019 y están dispuestos a volver hacerlo.

Se recuperaron en el tiempo y alcanzaron los playoffs en 2023, pero en el transcurrir de un chasquido (a la temporada siguiente) deciden dar “marcha atrás” y reformular los planes. ¿La razón? Probablemente no exista todo el personal requerido para que competir se vuelva un ciclo, considerando que el roster existente no brinda sostenibilidad.

Por eso se decide traspasar a talentos como Luis Arráez, aceptando que su estatus de “Todos Estrellas” causará molestias en la afición que lo ve partir; sin embargo, está en el momento perfecto para dar valor en un intercambio ya que tiene “campaña y media”  de servicios antes de ir a la agencia libre para quien lo recibe, mientras que para su antiguo empleador es una moneda que redituará a futuro.

En ese sentido, obtienen a un relevista con potencial para las entradas finales en Woo Suk-Go, aunque las piezas de envergadura son los prospectos Dillon Head (OF), Jakob Marsee (OF) y Nathan Martorella (1B) que cambian a las fincas de Miami al colorase en su top 30 de los mejores prospectos [MLB Pipeline].

Arráez se perfila a una carrera duradera gracias a las habilidades de “bateador puro”, pero no se trata de su talento. Si el camino es reconstruir y no hay certeza de mantenerlo una vez llegue al mercado, ¿por qué no conseguir un paquete valioso cediendo sus servicios?

Importancia de las granjas

Para los Marlins no es cuestión de disponer de una granja repleta de peloteros con proyección y luego impacten con el equipo grande, por supuesto que los necesitarán en ocasión de renovarse a sí mismos y es vital contar con el relevo propio (observar a los Astros, Bravos, Rays…); no obstante, un sistema bien forjado también es importante para conseguir a los jugadores establecidos.

Podrían continuar con las 84 victorias que alcanzaron en la zafra anterior e intentar replicarlo, pero se les complicaría dado que su fuente de talentos (sobre todo en la ofensiva, lo cual detallaremos) es débil para producir material propio, lo que provocaría sucumbir en las propuestas de traspasos cuando se enfrentan a equipos con abundante material para ofrecer en ese tipo de negociones (Dodgers, Marineros, Padres…).

Los Marlins gozan de un sistema para desarrollar lanzadores más que competente (Sandy Alcántara y Pablo López fueron pulidos allí) al tiempo que exhiben interesantes propuestas de cara al futuro (Eury Pérez, Max Meyer…), pero la narrativa es totalmente contraria cuando de bateadores se trata. De inicio, no se identifica una “figura generacional” en las sucursales miamenses.

Víctor Mesa Jr. es para MLB Pipeline el principal jugador de posición (No. 4) en la lista de prospectos del conjunto, recibiendo su primera prueba en Triple-A a los 22 años. Luchó con su poder hasta postear doble digito en jonrones (18 en 2023), que se conjuga con su capacidad de robar bases. Muestra rezagos con un OPS vitalicio de .719 y eso es mala señal para un futuro jardinero de esquinas, perfil que demanda mayor respaldo ofensivo.

 Jacob Berry (No. 6) igual posee la cotización pero es cuestionable, especialmente después de limitarse a .388 SLG en 2023. El avance de los prospectos no es lineal y se espera que en algún momento explote quien fuese el sexto pick del Draft Amateur de 2022, sin embargo, no es buena señal que la franquicia le empiece a empujar como inicialista. Es un perfil que para irrumpir a Grandes Ligas debe ser acompañado de un poderío descomunal.

Otros pupilos como Yiddi Cappe (No. 8) y Fabián López (No. 14) todavía no superan la categoría de Clase-A, por lo que establecer conclusiones es extemporáneo mientras van a mitad de su crecimiento.

En resumen, las granjas de los Marlins requieren de atención para impulsar a la sostenibilidad y los talentos de ofensiva, así provoque verse nuevamente en reestructuración. No se puede ir a la guerra con un solo batallón a falta de refuerzos que garanticen seguir luchando.

“Poco probable que el equipo llegue a los playoffs este año”. – Peter Bendix, presidente de operaciones de los Miami Marlins.

1 pensamiento sobre “Marlins: la reestructuración es necesaria

  1. Todos los equipos trabajan con la base de las granjas pero buscan refuerzos acorde a sus necesidades para formar una franquicia competitiva y no es el caso de los Marlins en los últimos 10 años. Se necesitan del seguimiento de la fanaticada pero esto se logra con resultados positivos siempre k se compite se busca la victoria y aquí vemos lo contrario todos se refuerzan y miami solo busca reforzar las granjas , el público sigue a su equipo grande .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.