Logan Webb y el Seam Shifted Wake

0

Logan Webb ha sido uno de los lanzadores más eficientes de los últimos años y aquí nos explica los ajustes que lo han ayudado.

Logan Webb - 2024

El lanzador de los Gigantes de San Francisco, Logan Webb, enfrenta a los Rays de Tampa Bay durante la primera entrada del sábado 13 de abril de 2024 en St. Petersburg, Florida: (Foto AP/Chris O’Meara).

Por José Manuel Pérez / @MQ27Outs

Denver, Colorado.– “El derecho comienza su arsenal con una recta (de cuatro costuras) en los mediados de las 90 millas por hora que toca rutinariamente las 98 MPH, pero debe refinar su comando…”, así lo dice el Scouting Report de Logan Webb en Baseball America de los años 2019 y 2020 cuando era un prospecto top 10 de la organización.

Pero un coach recién llegado a los Gigantes le daría la recomendación que cambiaría su carrera de forma definitiva y lo convertiría en el lanzador que ahora conocemos.

“Teníamos un coach, Brian Bannister, que me dijo que íbamos a bajar el brazo y a sólo lanzar rectas de dos costuras. Nunca nadie me había dicho eso, así que fue raro, además fue en Diciembre de 2019, a un mes y medio antes de ponernos listos para la temporada”, nos explicaba el derecho en el bullpen visitante del Coors Field minutos antes de la voz de ‘Play Ball’ esa tarde de jueves.

Para la temporada anterior a ese encuentro con Bannister, Webb era un abridor que intentaba localizar su recta de 4 costuras del medio para arriba de la zona de strike, tal como por ese entonces, hacía casi toda una liga enfocada en el spin rate y en generar swings en blanco con recta por encima de las letras del bateador. 

Pero eso al joven prospecto no le estaba funcionando y en 8 salidas de 39.2 innings, los rivales le batearon para .277 AVG con BABIP de .333, dejando efectividad de 5.22. A la recta, su principal ofrecimiento y que soltaba en un 43.5% de las veces, le dejaron un escandaloso .581 de SLG con 3 Cuadrangulares y los contrarios abanicaron sin éxito un pírrico 14.0% siendo que el promedio de la liga en 2019 fue de 21.6 whiff% con el ofrecimiento.

Esta es una recta de 4 costuras de 2019. No suelta completamente por arriba del brazo, sino en ¾ . El envío se queda en todo el centro del plato, como buena parte de ellos, porque no lo podía controlar y era lo que el equipo intentaba ajustar en él.

Y así llegó a Bannister, Vicepresidente de desarrollo de pitcheo recién contratado por los Gigantes para la campaña 2020 y actualmente director de pitcheo de los White Sox, junto con Andrew Bailey, Coach de Pitcheo de los de la Bahía y ahora de los “sorprendentes” Red Sox que lideran la efectividad colectiva de la liga, y le sugirieron que empezara a olvidarse de esa recta y se enfocara a lanzar sinker, cambios y sliders por un lado del brazo.

En 2019 soltaba la pelota desde 5.52 pies de altura, para 2020, tan sólo meses después de aquella recomendación, su brazo cayó ligeramente hasta los 5.42 y ya en 2021 es que vimos un descenso más marcado y próximo a lo que es actualmente, llegando hasta los 5.14 pies en su punto de salida vertical.

Pero este cambio en la mecánica no fue por azar, fue con un propósito; ajustar la posición de su brazo para que cuando la bola saliera de su mano, las costuras tomaran el flujo de aire de una determinada manera y esta rompiera de forma totalmente diferente a lo que espera el bateador según la rotación que observa en la parte inicial del vuelo hacia el home.

En el artículo de Robert Suarez hablamos sobre “El Efecto Magnus” y las fuerzas que gobiernan el movimiento del pitcheo. Tal como explicamos, la Fuerza Magnus puede “desviar” la trayectoria de la bola dependiendo de la velocidad, eje y eficiencia de giro. 

Una recta lanzada con alta tasa y eficiencia de rotación hacia atrás (backspin) como la de Suarez puede crear un efecto de elevación y hacer que el pitcheo termine más arriba de lo que el bateador anticipa que terminará. Del mismo modo, una curva de muchas revoluciones de giro por minuto hacia al frente (topspin) tendrá un quiebre y hundimiento más profundo y afilado de lo esperado.

The Physics of the Gyro Pitch | The Hardball Times (fangraphs.com)

Hasta no hace mucho tiempo, 4 años quizás, los análisis se centraban en Magnus pues no se contaba ni con la tecnología ni tampoco se encontraba evidencia suficiente para demostrar que otra fuerza pudiera alterar el recorrido de un pitcheo. Hasta que eventualmente, un profesor de Mecánica Aeroespacial de la Universidad de Utah llamado Barton Smith, viendo un juego de su hijo se preguntó por qué la recta de 4-costuras y el sinker pueden moverse de forma tan diferente cuando esencialmente son dos bolas rápidas apenas lanzadas con diferentes agarres. 

Y de estos estudios, surgió algo que ya no sólo es parte del léxico de todos los coaches de pitcheo de MLB y más allá, sino que ha alterado la forma en cómo se diseña el repertorio de un lanzador, el “Seam-Shifted Wake Effect (SSW)” o “Efecto de Estela de Costura desplazada” (lo siento pero esto fue lo mejor que me dió el google translator así que lo llamaremos SSW  por el resto del artículo).

La pelota de béisbol tiene algo especial que lo diferencia de muchos otros proyectiles existentes. Su superficie lisa está unida a costuras lo que permite que diferentes agarres creen diferentes perfiles de movimiento. 

Smith, en su laboratorio, determinó que el flujo de aire alrededor de la pelota cambia cuando las costuras están alineadas de cierta manera, uno más turbulento y de más presión en el área de las costuras (riguroso) y otro más fluido en la parte lisa, haciendo que la bola se desplace del lado de mayor presión hacia el de menor presión. Tal como vemos en este ejemplo con una bola de cricket.

An Introduction to Seam-Shifted Wakes and their Effect on Sinkers – Driveline Baseball

Hasta el año 2020, muchos de los estudios relacionados a SSW estaban orientados en pitcheos que se movieran hacia el lado del brazo, como el sinker y el cambio, e indicaban que lanzados desde un punto específico, por el lado del brazo por ejemplo, obtendrían movimientos tardíos más inesperados y mejores resultados.

“Con mi ángulo de salida hacia afuera, cuando voy alrededor de la pelota, básicamente lo que intento hacer es lanzar mi recta de 4 costuras pero con un agarre de 2 costuras y cuando hace eso, el círculo en la parte interna de la bola atrapa las costuras y crea ese efecto turbo en el sinker”, nos explicaba el finalista al Cy Young de la Liga Nacional en 2023.

Y eso es lo que causa movimientos absurdos como este:

Algunos lanzadores para alcanzar ese tipo de desplazamiento pronan o giran el brazo hacia dentro con la palma de la mano hacia abajo, sin embargo, Webb es un supinador nato con lo cual su brazo naturalmente gira hacia afuera y con la palma de la mano hacia arriba, así que sólo lanzando desde esta altura y apoyándose en estos fenómenos físicos que describimos, es que puede lograr que pitcheos hagan lo que hacen.

Para Webb, no fue fácil experimentar con esta nueva mecánica. “Me costó y batallé con ello. Se sentía raro”, nos comentaba el joven as. 

En ese 2020, seguía lanzando la recta de 4-costuras en una buena proporción (32.4%) y continuaba recibiendo castigo (.333 AVG/.522 SLG), sin embargo, el sinker, pero sobre todo el cambio, comenzaban a aparecer más y más. Webb ya había lanzado sinkers en las menores e incluso en esa primera temporada en el equipo grande fue parte de su repertorio (12.9%), pero no es sino hasta 2021 que el “feel” por el pitcheo comienza a llegar.

“En 2021, perfeccioné (la nueva mecánica) durante la temporada muerta, de repente todo hizo click y desde entonces entre más lanzaba así, más cómodo me sentía”, señaló.

Ese año, no sólo la altura de su salida cayó sino que con ello, su sinker ganó 4.6 pulgadas más de profundidad respecto a 2020 y casi 7 en relación a 2019, siendo así una de las 3 de mayor caída contra el promedio de la liga, +8.5 pulgadas . De ser un pitcheo castigado (.417 SLG en 2020) pasó a ser uno de los envíos más efectivos de todo el béisbol terminando con el 7mo mayor Run Value entre Sinkers.

Si ahora su sinker cae más de lo anticipado por el bateador, es lógico pensar que más swings contra el pitcheo acaben entrando por arriba de la pelota produciendo más y más batazos por el suelo.

En su campaña de novato dejó un sólido 48.9 GB% (Porcentaje de rodados por batazo conectado) para pasar a un 60.9% en 2021 y un 59.7% desde entonces, 2do más alto entre abridores calificados en las mayores, sólo superado por Framber Valdez de los Astros.

El SSW es algo que muchos lanzadores han buscado por años y años pero simplemente no sabían cómo llamar ni medir ni cuantificar. Greg Maddux y su 2-costuras es un ejemplo claro del “Seam-Shifted Wake” 

Pero desde 2020, con tecnología Hawk-Eye instalada en los estadios podemos determinar qué tanta diferencia de movimiento puede crearse en un pitcheo orientado por SSW. Para ello, Baseball Savant en la página individual de cada lanzador muestra dos tipos de dirección de rotación de la pelota:

  1. Spin-based Movement o Movimiento basado en el giro, muestra la dirección de rotación de la pelota a la salida de la mano.
  2. Observed Movement o Movimiento Observado, muestra cómo la pelota realmente acabó girando.

Una diferencia en la dirección de ambos giros indica que hay una intervención de las costuras sobre el quiebre de la pelota y que no es únicamente Magnus quien actúa.

Estas gráficas describen la dirección de giro de la pelota (el reloj es una pelota) vista desde el pitcher. La de la izquierda muestra cómo sale de la mano y la de la derecha cómo termina. Fíjense que en la recta de 4 costuras no hay desviación entre ambos relojes con lo cual podemos inferir que sólo una fuerza perpendicular hacia arriba la hace mover, sin embargo, con el Sinker y con el cambio sí que hay una diferencia notable entre ambas direcciones.

Y simplemente esto quiere decir que los dos envíos quiebran y se hunden más de lo esperado por el bateador según cómo salieron en los primeros metros del recorrido.

“El cambio también lo lanzo con SSW pero en lugar de que el efecto sea en la parte interna de la bola, busco que sea arriba”, comentaba el abridor californiano. Así que cómo el cambio cumple con el mismo principio del sinker, este también engaña a los bateadores, provocándolos a conectar rodados a tasas muy elevadas, 72.5% en 2023, la más alta de toda la liga.

En 2019, su repertorio era Rectas de 4 costuras, con algunos sinkers y cambios para complementar. Ya en 2024, cambios y sinkers pasaron a ser sus armas principales, estos tienen bastante más profundidad que hace 6 años, y su recta es sólo un pitcheo más que puede usar para sorprender.

Pero no es sólo una máquina de generar rodados, también consigue strikes cantados como pocos. 

En estas últimas 4 temporadas, Webb es el lanzador con el 5to mayor porcentaje de strikes cantados entre abridores con al menos 300 innings lanzados (19.4%). Esa combinación Sinker-Cambio toma desprevenidos a sus contrarios pues entre ambos se forma una llave especial. 

Ambos los lanza del medio para abajo pero existe una diferencia en profundidad. El cambio, evidentemente, es más lento y se hunde más, así que cuando lanza el sinker es posible que el bateador esté esperando que este también caiga fuera de la zona pensando que es un pitcheo de menor velocidad, sin embargo, cae menos de lo esperado y continúa dentro de la área delimitada como buena.

Así mismo, el sinker también lo puede soltar como un “front-door”, es decir, en la parte interna del bateador zurdo (externa del bateador derecho) haciendo que el pitcheo, con el quiebre que logra hacia su brazo (run), parezca siempre bola hasta que regresa y acaba mordiendo la esquina interna.

Por último está el Sweeper, una slider con más quiebre horizontal que una slider común, y que también tiene un componente de SSW del que nos decía que “nunca he intentado lanzarla como una Seam Shifted, sólo sé hacerlo con el cambio y el sinker. Sé que está en el otro lado pero es raro y no sé muy bien cómo juega”. Y si observan las imágenes del reloj notarán que también existe un alejamiento entre los ejes, sólo que en este caso, la bola en lugar de caer cómo hacen el Sinker y el cambio, sube y quiebra aún más hacia su guante en relación a lo esperado según la rotación inicial de la pelota.

“Solía ser mi mejor pitcheo pero en los últimos 3 años no lo ha sido y realmente no sé por qué, quizás algo con la eficiencia de giro o en la forma en que atrapa las costura. Cuando bajé el brazo, comencé a lanzar el sweeper pero a veces se me hacía difícil lanzar strikes”, continuaba “pero he estado trabajando en ello y hacia el final del año pasado empecé a sentirme más cómodo con él y esta temporada ha sido mejor, así que quizás lo comience a lanzar un poco más”

Y es cierto, el pitcheo es mejor esta zafra. Tiene 4 pulgadas más de quiebre y 2 más de caída respecto a 2023, aunque haya perdido una milla de velocidad, y para Stuff+ (métrica que mide la calidad del pitcheo sólo tomando en cuenta sus características físicas) pasó de 91 (9 puntos abajo del promedio) a 113 (13 arriba del promedio). Lo está lanzando un poco más que el año pasado y en vista de los resultados disparejos que está teniendo con el cambio (.416 SLG) es probable que lo veamos con mayor frecuencia.

Webb es un lanzador que no teme a experimentar con su repertorio y que siempre intentará jugar con sus fortalezas, “cada año tengo un mejor pitcheo que otro. Un año (2021), el sinker fue mi mejor pitcheo, era más un tipo de sinker-slider y el cambio era, de hecho, mi 3er mejor (pitcheo). Después en 2022, fue el cambio, y el año pasado también me sentí súper cómodo con él, incluso lancé más cambios que rectas, fue mi mejor pitcheo todo el año, pero, desafortunadamente, este año ha sido lo opuesto, mi cambio no ha estado bien”.

Pero también es un atleta que trabajará hasta lograr el resultado deseado y para ello hace uso de todos los recursos tecnológicos que le brinda su organización: “El cambio no ha estado bien pero estoy tratando de arreglarlo. Por eso es que es tan importante para mí usar toda esta tecnología, Edgertronic o Trackman, porque voy a (la sesión de) bullpen y veo qué tal está mi agarre de la pelota y cómo se están moviendo todos mis pitcheos. Y últimamente me he sentido un poco mejor, está mejorando y la estoy empleando más”.

La Edgertronic a la que hace referencia Webb es un dispositivo que actualmente está en los bullpens de todos los equipos de grandes ligas. Es una cámara de alta velocidad que capta todo en velocidad real para luego ralentizar el video a un nivel de precisión excepcional de más de 1000 cuadros por segundo, algo que una cámara común no puede entregar. Este video explica mucho mejor en qué consiste, lamentablemente está en inglés pero con los gráficos creo que se puede entender más fácilmente.

La cámara saca videos cómo este que tenemos arriba, donde el lanzador y sus coaches pueden ver cómo es el agarre, si las costuras rotan tal cómo buscan o si algún ajuste en la posición de los dedos y/o rotación de la muñeca pueden ayudar a alcanzar el objetivo deseado.

“Si podemos hacer que las costuras se orienten apropiadamente a través del vuelo de la pelota, hay un movimiento añadido que podemos explotar. Si podemos perfeccionar eso, haremos que los pitcheos se muevan diferente a lo que esperan los bateadores”, decía Andrew Bailey para una entrevista a The Score por allá en 2021, y eso es lo que ha sucedido con Logan Webb en los últimos años. 

Un pitcher que pudo reinventarse y transformar su carrera gracias a sus coaches, al uso de la tecnología y al estudio y aplicación de efectos aerodinámicos que hasta hace algunos años eran difíciles de medir. De un lanzador de rectas en la parte alta sin ningún tipo de malicia y castigado sin compasión por sus rivales, a ese abridor incómodo que puebla la parte baje con pitcheos de movimientos “inexplicables”, que limita el contacto fuerte y con el que los contrarios tienen serias dificultades para ajustarse.



Ese es Logan Webb. Un joven talentoso que sigue en constante evolución y trabajando fuertemente hasta convertirse, ya de forma definitiva, en uno de los principales ases de esta generación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.