Elías Díaz está teniendo el mejor año de su carrera

0

El receptor zuliano está dejando sólidos números ofensivos y será una pieza codiciada en el ‘Trade Deadline’.

Elías Díaz - Colorado Rockies.

Viernes 21 de julio de 2023: Elías Díaz, de los Rockies de Colorado, enfrentando a los Marlins de Miami. loanDepot park, Miami, Florida. Foto: Francis Yatani Diamond / El Extrabase.

Por José Manuel Pérez / @MQ27Outs

Denver, Colorado.– Los Rockies de Colorado no han sido precisamente una máquina ofensiva en 2024, ni siquiera en casa donde a pesar de registrar el 4to mejor promedio de bateo como local (.251 AVG), se encuentran en el medio del pelotón en carreras anotadas (135, 19no de la liga), cerca del fondo en cuadrangulares (26, 24to en MLB) y penúltimos en wRC+ (78). Y esos números son aún más trágicos cuando incluimos también los juegos en la carretera pues esa condición tienen una de las 5 peores tasas de carreras anotadas por juego de toda MLB. Sin embargo, en medio de este escenario sombrío, aparece Elías Díaz como uno de los puntos sobresalientes dentro de la organización rocosa. 

Entre los receptores del béisbol, Díaz tiene el 2do en promedio de bateo con .304, 4to en OBP con .352 y 6to en SLG con .439, al tiempo que es 7mo en fWAR (fangraphs) con 1.4. Razón por la cual, así como el año pasado, ha comenzado a levantar el interés de otros equipos para adquirirlo vía cambio antes de la fecha límite de agosto, amén de ser nuevamente candidato para aparecer en el roster de la Liga Nacional en el Juego de Estrellas.

Pero más allá de los resultados y mirando sus números con más detenimiento, hay algo que me llamó la atención después de leer este extraordinario artículo del portal Pitcher List. El autor, Tanner McGrath, habla sobre cómo algunos bateadores pueden mantener bajas tasas de ponches a pesar de sus altas tasas de strike tirándoles, utilizando al novato de los Orioles, Jordan Westburg, como referencia. Y en medio del artículo aparece Díaz como uno de los toleteros con tales características en 2024 por lo que decidimos analizar este fenómeno con más profundidad.

Díaz ha tenido la capacidad para recortar su porcentaje de ponches casi 6 puntos porcentuales con respecto al año pasado siendo que disminuyó su tasa de contacto, aumentó la de strikes tirándole y es más “indisciplinado” en el plato.

Algunos de estos indicadores ya los explicamos en el artículo de Ezequiel Tovar que escribimos al inicio de la temporada pero hagamos un pequeño glosario antes de continuar:

K% = Ponches/Apariciones al plato.

SwStr% = Strikes Tirándole / Total de Pitcheos

Whiff% = Strikes Tirándole / Total de Swings

Contact% = Contactos hechos / Total de Swings

Swing% = Swings / Total de Pitcheos

O-Swing% = Swing realizados a pitcheos fuera de la zona / Total pitcheos de la zona

StrCantados% (CS%) = Strikes Cantados/ Total Pitcheos

Dos de esas métricas, Contact% y SwStr%, están estrechamente relacionadas con los ponches. Para la primera entre menor sea su valor, mayor es el porcentaje de ponches esperado, mientras que para la segunda la correlación es directa, entre más alto sea el número de strikes abanicando más ponches. Lógico, ¿cierto?

Díaz es uno de los nueve bateadores en 2024, con un mínimo de 100 apariciones al plato, que promedia un Contact% abajo de 74% (promedio MLB: 77%), un SwStr% arriba de 14 % (Promedio MLB: 11%), y aún así mantiene una tasa de ponches menor al 23%, el promedio de la liga. Y, de hecho, es el de menor porcentaje de ponches dentro de todo el grupo, apenas 16.8%.

“Yo trato de ser agresivo temprano en la cuenta, intento buscar un buen pitcheo para hacer un contacto duro, y si eso no pasa temprano y me pongo en 2 strikes, ya se trata de defender mi turno y de poner la bola en juego”, nos decía el propio Elias en el clubhouse de los Rockies, minutos después del juego contra los Reds en el que quedó a un triple de batear la escalera y en el que además contribuyó con 3 Carreras Impulsadas.

Pero esa agresividad al inicio del turno, no se muestra en el número de swings que hace temprano. Es más, como es lógico, en conteos iniciales (0 bolas – 0 strikes, 1-0, 0-1) es capaz de dejar pasar algunos pitcheos que están dentro de la zona de strike, sin importar que se los canten, pero ya cuando está en 2 Strikes, el “approach” muda completamente. 

En 2 strikes, hace bastante más swings y expande mucho más la zona de decisión de Swings pero también consigue bastante más contacto, aunque la mayoría de veces ese contacto no sea de calidad ni consiga los resultados ideales.

Esto se observa claramente cuando revisamos la localización de los pitcheos a los que hace swing según el conteo. Comienza el turno siendo más selectivo e intenta hacer swing únicamente a los envíos que él considera que puede hacer daño pero luego esa área se va ampliando con el transcurrir del turno y al llegar a 2 strikes, ese punto rojo del mapa de calor se hace más y más grande.

“Por eso es que en dos strikes le bajó a mi swing un poco”, continuaba el careta zuliano. Pero, ¿qué quiere decir Elías Díaz con bajarle al swing?. La respuesta está en la velocidad y longitud de su swing.

Hace alrededor de un mes, MLB publicó sus nuevas métricas de seguimiento del bate y allí hay dos variables que, hasta hace nada, sabíamos que existían y que podíamos observar pero que no podíamos cuantificar, y estas son velocidad y longitud del swing. 

Velocidad del Swing es la velocidad a la cual viaja el bate, medido en el medio del mazo, 6 pulgadas por debajo de la punta, el promedio de la liga es 72 MPH, y en 2024, los líderes en esta nueva estadística son usualmente los tipos de poder, los Giancarlo Stanton, Oneill Cruz o Aaron Judge. La longitud, por otro lado, captura la distancia del bate desde el inicio del swing hasta que hace contacto. 

En teoría, un swing más largo conlleva a mejor slugging y mejores números de poder pero también pueden aumentar la probabilidad de swings fallidos, mientras que los swings más cortos y compactos aumentan el contacto y la capacidad de conectar imparables aunque limiten la fuerza, como por ejemplo Luis Arráez, quien tiene el swing más corto y lento de todas las grandes ligas.

Pues Elías Díaz tiene al menos dos swings. Uno fuerte y largo que usa al inicio de la aparición, otro más corto y compacto que utiliza cuando cae a 2 strikes para defenderse. Veamos dos ejemplos: 

En 2-2 ante Seranthony Dominguez de los Phillies, en modo defensivo, swing de 71.5 MPH y longitud de 6.6 pies, pudo conseguir el foul atrás y mantener el turno vivo.

En 0-0 ante Camilo Doval de los Giants, en modo ataque, swing de 76.4 MPH y longitud de 6.8 pies, consiguió conectar la bola adelante y con fuerza para sobrepasar la cerca del jardín izquierdo.

“Todo el tiempo quiero darle la bola adelante, aunque también depende de la situación. Temprano en el turno quise ser agresivo pero el slider de ese pitcher estaba bueno así que dije “si me pongo muy grande no voy a poder hacer el trabajo”, entonces recorté un poquito y dejé que llegara para poder reaccionar”, nos hablaba Díaz cuando le preguntamos sobre cómo puede cambiar su approach dependiendo de la situación. 

Ese turno fue el miércoles pasado, cuando pudimos conversar con él. Sims tiene una de las mejores sliders del juego, a 84-85 MPH con un quiebre horizontal que es 8.8 pulgadas más amplio que otras sliders lanzadas a esa velocidad, Elías Díaz reconoció esa fortaleza temprano y rápidamente hizo el ajuste, lo que también nos muestra lo elite que puede llegar a ser su control del bate, a pesar de la cantidad de swings fallidos, y su capacidad intelectual a la hora de afrontar cada turno.

“Siempre voy con un plan y siento que soy un bateador que me gusta batear temprano en la cuenta, no me gusta mucho llegar a dos strikes y ya cuando lo hago, sólo trato de pelear”, y esa es otra de las características que comentaba McGrath en el artículo cuando se refería a este tipo de bateadores: “… son agresivos temprano en el conteo”.

Elías Díaz pone la bola en juego ante pitcheos en 0-0, 1-0 o 0-1 en un 18.5% de las veces, el bateador promedio lo hace en 15%, y le cantan strike al primer pitcheo en 27.3 % de sus apariciones, 3.3 puntos porcentuales menos que la liga (30.6%), y tal cómo concluye el análisis: a mayor porcentaje de pelotas en juego temprano en el turno, menor porcentaje de ponches. 

Es un enfoque interesante que no muchos bateadores tienen en la liga, Elías lo hace conscientemente, sabiendo que al poner la bola en juego hay más probabilidad de que ocurra algo positivo en el turno pero al mismo tiempo entendiendo que un contacto fuerte es de mucho valor. “Temprano en la cuenta yo me doy la oportunidad de darle fuerte a la bola, ya en dos strikes trato de defender mi turno… siempre he sido así pero esta vez lo hago con más énfasis y conciencia”, concluía Elías.

Hasta ahora parece funcionar y de momento Elías Díaz está en el mejor año de su carrera, esperemos que pueda sostenerlo, ahora que está en año previo a su agencia libre y en proyección de quizá, el contrato más lucrativo de su ya larga presencia como profesional.

Sigue la cobertura por El Extrabase.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.