Yilber Díaz: Determinación y esfuerzo para llegar a MLB

0

Con su debut ante los Bravos en Chase Field culminó un viaje de cinco años de altibajos pero mucha resiliencia por un sueño de vida

Lunes, 8 de julio de 2024: El lanzador de los Diamondbacks de Arizona, Yilber Díaz (#45), lanza contra los Bravos de Atlanta en la primera entrada en el Chase Field de Phoenix, Arizona. (Foto: Rick Scuteri/USA TODAY Sports)

Lunes, 8 de julio de 2024: El lanzador de los Diamondbacks de Arizona, Yilber Díaz (#45), lanza contra los Bravos de Atlanta en la primera entrada en el Chase Field de Phoenix, Arizona. (Foto: Rick Scuteri/USA TODAY Sports)

Jesús David Castellano / @_JDCastellano

Slider del medio hacia la esquina de afuera, Marcell Ozuna quedó frío; sin respuesta. Así fue como culminó una jornada muy especial para Yilber Díaz, con su quinto ponche de la noche y la satifacción de haber cumplido el sueño de su vida, el mismo que esperan cumplir muchos otros como él: Llegar a Grandes Ligas y con la franquicia que lo firmó; los Diamondbacks de Arizona.

El venezolano Yilber Díaz (#45) poncha a Marcell Ozuna para el tercer out de la sexta entrada.

Pero lo más admirable de Yilber es su historia, una que no es para los débiles y que seguramente pasó por su mente durante toda la jornada, incluso al llegar a Chase Field, minutos antes de saltar al montículo, al lograr su primer ponche y sentado en el dugout al finalizar su faena.

Hace más de cinco años, dadas las circustancias, tuvo que emigrar desde su natal Venezuela a Perú caminando y tomando autobuses. En Perú, el joven de entonces 18 años entrenaba cuando podía en campos de fútbol, ya que le impedían hacerlo en complejos del vecino país por su nacionalidad. Por las tardes, vendía caramelos, helados y postres en las calles y avenidas para hacer dinero y ayudar a su familia.

Llegó el momento del regreso a Venezuela, aprovechando la oportunidad que le ofreció un joven entrenador en Puerto La Cruz. Francisco Cartaya; supervisor para Latinoamérica de los Dbacks en ese entonces dijo: «Nuestro scout de área, Ronald Salazar, lo vio e inmediatamente nos llamó. Unas cuántas semanas después lo vimos y con la aprobación de nuestros superiores decidimos firmarlo».

Los obstaculos estuvieron presentes

Otro obstaculo se atravesó en el camino, el COVID-19. «Estuvo encerrado en República Dominicana por unos meses, sin posibilidad de irse de la isla y regresarse a Venezuela, (estaba) sólo entrenando en un ambiente confinado debido a las circunstancias en torno a la crisis sanitaria global que enfrentábamos», explicó Cartaya.

Tras ser firmado por un bono de apenas $10 mil dólares a los 20 años; una cifra bastante baja considerando las cantidades por las que firman a los jóvenes hoy en día, actuó en 2021 como cerrador en la Dominican Summer League, en 2022 y 2023 transitó entre Clase-A, Clase-A Avanzada y Doble-A.

Su ascenso a través de las sucursales de los Dbacks fue meteórico. Allí poco importó que hubiese firmado con cinco años más de edad, primó más su deseo de llegar al ‘Big Show’, tanto así que MLB Pipeline lo ha valorado como 16to mejor prospecto de la organización.

El ponche fue una de sus armas en las Ligas Menores. De hecho, MLB.com reseña que el año pasado; su primero con más de 100 innings lanzados (102.2), su tasa de guillotinados de 31.8% fue la novena mejor entre 272 serpentineros de Ligas Menores con triple dígito de actos de labor.

Mientras que, este año recetó a 77 contrarios en 54 episodios en AA Amarillo y a 28 en 22 innings en AAA Reno; incluyendo 13 en seis tramos el pasado primero de julio, estableciendo un récord personal y para el equipo. Por esa actuación fue nombrado Jugador de la Semana en la Liga de la Costa del Pacífico, justo horas antes de arribar a Chase Field para esa histórica y especial primera salida en Grandes Ligas.

Llegó la llamada de su vida

Al momento de recibir el llamado sus padres fueron los primeros en saberlo. “Me siento muy feliz, estaban mi mamá y mi papá (al teléfono) y les dí la noticia. Fue impresionante”, relató el diestro de 23 años en un audiovisual compartido por los Dbacks.

Cuando vemos este tipo de historias de la vida real, nuestra fe en Dios tiene que crecer. La resiliencia de este chico, su pasión por sus sueños y su actitud de nunca darse por vencido lo llevaron a las Mayores.

Francisco Cartaya, actual supervisor internacional de los Dbacks.

Su mensaje para la humanidad y los jóvenes soñadores; como creyente que es, va enfocado en el trabajo arduo como el único catalizador para lograr los sueños. «No le bajen (a su esfuerzo), es muy importante trabajar y arrodillársele a Dios cada dia», dijo Yilber Díaz.

Sigue la cobertura en El Extrabase

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.